Daydream Syndrome - Primera conexion

jueves, 4 de diciembre de 2014

Ultimamente he estado un poco inconstante con el blog, llendo y viniendo y publicando cualquier cosa, pero ahora que ya di la maldita PSU (y tengo que morir de nervios esperando por los resultados T.T) creo que comenzare a ser mas constante.
Ademas, hoy me puse a escribir y resulto que estaba particularmente inspirada, hacia mucho que no escribia tanto de un tiron.
Por lo pronto, les dejo un pequeño fragmento sobre una de mis parejas (propias) favoritas: Flor y Crysta (se que alguien malpensara esto de forma romantica pero no, quitenselo de la cabeza)

Primera Conexion
No podía más.
Por una vez en su vida, estaba dando todo de si para conseguir un objetivo, se esforzaba al máximo en poner un pie delante del otro a la máxima velocidad posible, pero las piernas le temblaban y a pesar de todos sus esfuerzos se movía de forma increíblemente lenta.
El resto de los chicos y chicas de su clase pasaban a su lado como si nada; cansados, pero aun capaces de seguir avanzando. Ella no podía más.
A duras penas llego hasta el roquerio al otro extremo de la playa y apoyo las palmas en una roca alta para descansar unos segundos e intentar recuperar el aliento. Le faltaba una vuelta y media más, pero no se sentía capaz de dar otro paso.
Con los ojos entrecerrados por el fuerte sol y el sudor corriendo a chorros por todo su cuerpo, se quedó en esa posición, sin hacer caso de sus compañeros ni de los gritos de su entrenadora animándolos a seguir.
Llevaba así unos minutos cuando otra chica colapso a su lado, apoyándose en la roca de la misma forma que ella.
Flor la había visto unas cuantas veces en clases, Crysta, si no mal recordaba. Lo único que sabía de ella era que era amiga de Clara y hermana del novio de Clara. Lo que, a sus ojos, la hacía una molestia. Clara era lo más parecido a una amiga que había tenido en un largo tiempo, y no quería que nadie se la arrebatara.
Crysta levanto la cabeza por un segundo y sus miradas se cruzaron.
Ninguna de las dos sabría describir lo que ocurrió en ese instante, pero no fueron necesarias las palabras.
Con un movimiento sincronizado casi a la perfección, ambas se dieron la vuelta, contemplaron por un momento la larga extensión de arena que debían cruzar y comenzaron a correr.
Estaba convencida de que no podía más, pero de todas formas siguió corriendo.
Llego hasta el otro extremo de la playa, toco la línea del suelo y corrió de vuelta hacia las rocas. Sus músculos gritaban por piedad, sus piernas ya no se sentían capaces de sostenerla y entre el sol y el sudor le resultaba imposible ver con claridad. Pero aun así siguió corriendo.
Crysta se mantenía a su lado, en las mismas condiciones que ella, esforzándose por hacer cada paso un poco más largo que el anterior y luchando constantemente contra el cansancio y las agujetas provocadas por los entrenamientos de días anteriores.
Llegaron al otro lado mucho más rápido de lo que ambas creían posible, pero no se detuvieron a descansar ahí como la vez anterior. Continuaron corriendo.
Ninguna de las dos parecía capaz de tomar una ventaja definitiva por sobre la otra, estaban tan parejas que resultaba casi escalofriante. En el último momento, Flor se las arregló para dar una zancada algo más larga y cruzar la línea unos segundos antes que Crysta.
Después de eso, no pudo hacer mucho por impedir caer al suelo.
Crysta la imito y comenzó a reír como una maniática. A los pocos segundos, ambas estaban en el suelo retorciéndose de risa, tan agotadas que apenas se podían mover, pero felices porque habían conseguido terminar la carrera. Por una vez, habían conseguido alcanzar el objetivo del entrenamiento.
Y tal vez algo más.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por leer!
ahora, me encantaria saber tu opinion, anda, solo te toma un segundo, y me haces increiblemente feliz ;)