Una palabra una historia: Libertad

domingo, 12 de octubre de 2014



 Hoy ando inspirada, asique ¿porque no ponerme al dia con todas esas iniciativas? :P aqui va una sober la palabra Libertad, al principio no pensaba escribir nada con relacion a Layra y Cassie, pero es lo que salio, y tiene su encanto escribir desde la perspectiva de personajes inocentes que no saben nada de nada...





«Has lo que quieras, solo mantente fuera del camino» fue lo primero que me dijeron cuando llegue aquí; ni siquiera se molestaron en indicarme donde dormir, o como conseguir comida, se limitaron a pasarme unas sábanas viejas y a dejarme a mis aires, como si les diera exactamente lo mismo lo que me pase.
Probablemente así sea.
La mayoría de los que viven aquí las odian. Dicen que son egoístas, que solo piensan en ellas mismas, hay rumores que dicen que en realidad trabajan para los científicos; aunque claro, nadie se atreve a decirlo frente a ellas. Yo no me los creo, después de todo, ellas fundaron este lugar, gracias a ellas tenemos comida, refugio y la poca libertad que nos da vivir fuera de las ciudades; pero aun así no puedo negar que pueden ser... intimidantes.
En general, todos temen más a Layra, la loba, yo nunca la he visto transformarse, dice que no le gusta hacerlo a menos que sea completamente necesario, pero dicen que es impresionante; que su forma animal es casi del porte de un caballo, que su pelaje es completamente rojo y que sus ojos verdes brillan en la oscuridad, que una vez destrozo una puerta blindada y la hizo añicos, solo porque estaba enojada. No son rumores muy tranquilizantes.
De todas formas, yo estoy más asustado de Nerina. La cuerva de ojos azules. La chica silenciosa, baja, delgada, ni de lejos tan corpulenta ni musculosa como su compañera, pero mucho más rápida y con unos sentidos tan desarrollados que parece que puede verlo y oírlo todo. Dicen que nada en el campamento se le pasa. Dicen que si llegas a siquiera pensar en hacer algo indebido ella aparecerá, en su forma de cuervo, para arrancarte los ojos. Algunos dicen que ella es un tipo de experimento completamente diferente al resto de nosotros, que puede transformarse en varios animales y que es tan buena controlando sus emociones que es imposible asustarla o hacerla reír de verdad.
―¡Sam! ¿No vas a venir a entrenar? ―la voz de la pequeña niña que se ha convertido en una hermana para mí durante los últimos días me saca de mis pensamientos. 
―¡Ya voy Ruby! 
Me levanto del tronco en el que estaba sentado y me apresuro en llegar hasta él claro que Layra usa para entrenarnos. Cuando llegue aquí, me dijeron que no tenía obligaciones, que podía ir a mi aire si así me apetecía, cazar por mi cuenta, volver al campamento en cualquier momento... pero si quería asegurarme de tener una alimentación más o menos estable y un techo seguro (ya que siempre estaba el riesgo de ser botado por falta de espacio en la casa abandonada que usamos como refugio) tenía que cumplir con ciertas obligaciones. Como el entrenar todos los días.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por leer!
ahora, me encantaria saber tu opinion, anda, solo te toma un segundo, y me haces increiblemente feliz ;)