Soy una hipocrita (Cassie)

miércoles, 28 de mayo de 2014

 Parece que estar en el ultimo año de colegio con el "estres psu" y todo eso le esta haciendo bien a mi creatividad, ultimamente estoy escribiendo mucho... Esta historia pasa en el mismo mundo que las de Layra (Cazando y Ni dolor ni hambre: Ira) pero desde "el otro lado"...

Los nervios me están comiendo viva, pero de alguna forma consigo arrastrar mis pies hasta el centro comercial y luego hasta el sitio del encuentro: el pasillo sin salida donde se encuentran los baños.

― ¡Emma! ― retuerzo los pliegues de mi vestido para intentar ocultar el temblor de mis manos, miro hacia todos lados, preocupada de que alguien se fije en nosotros ― tenía miedo de que no vinieras ― una señora se acerca demasiado, causando que todo mi cuerpo comience a temblar; luego entra al baño y me relajo un poco. Respiro profundamente.

Él se acerca a mí hasta que nuestros pies se tocan, nuestros rostros a solo unos centímetros de distancia. Resisto el impulso de retroceder, no debería querer retroceder.

― T... te dije que vendría... ― tartamudeo en respuesta, mi voz sonando más débil de lo normal.
― Lo sé ― se acerca aún más y se inclina un poco, nuestras narices casi rozándose ― pero tenía miedo de que te hubieras acobardado, eres muy valiente ¿lo sabias? Y hermosa...

Dirige su vista hacia mi escote en lo que pretende ser un gesto discreto, me pregunto si puede notar el relleno en mi sujetador. Retrocedo un par de pasos antes de topar con la pared, el me dedica una amplia sonrisa, seguramente luzco como un animal acorralado.

― ¿Lo trajiste? ― vuelve a acercarse a mí y coloca un brazo junto a mi cabeza.
― S... s... si ― mi nerviosismo aumenta por momentos, apenas consigo controlar mis manos lo suficiente para abrir mi bolso.
― Buena chica – susurra.

Y entonces me besa.
En realidad no me toma por sorpresa: es exactamente lo que estaba esperando. Su lengua encuentra un camino a través de mis labios, yo guio sus manos hasta mi rostro, quiero, no, necesito, que me toque. Me presiona aún más contra la pared... y cae desmallado, con ojos y boca abiertos en una expresión de sorpresa. Le dedico la mejor de mis sonrisas.

Un hombre nos está mirando, está pensando si sería correcto intervenir. No pierdo tiempo; me deslizo hasta el baño de mujeres y me encierro en un cubículo.

Lo primero que hago es quitarme las molestas botas de tacón falso para quedarme únicamente con las delgadas zapatillas de suela adhesiva que llevo debajo, luego me quito el vestido por la cabeza y lo doblo cuidadosamente: mi mamá me matará si algo le pasa.

Desenrollo las calzas que llevaba bajo el vestido y me quito el relleno del sujetador para poner el vestido en su lugar.

― ¡Policía! ¡Salga ahora!

Genial. ¿Desde cuándo son tan rápidos?

No tengo tiempo para quitarme el resto del disfraz, pateo las botas y el bolso hacia el cubículo continuo justo un segundo antes de que el policía abra la puerta.

― ¿Disculpe? ― me arreglo los pantalones como si acabara de subírmelos.
― Perdóneme... ― el hombre parece estar auténticamente avergonzado.

Lo miro con odio antes de salir del baño.

~*~

Por suerte no hay nadie en casa, no es que sea una sorpresa: mi mamá suele trabajar como veinticinco horas al día, pero con la suerte que he tenido hoy...

Una vez en mi habitación me coloco un par de guantes, me siento frente al espejo y con mucho cuidado extraigo las prótesis de piel falsa que use para cambiar mi rostro, quito todas las capas cuidadosamente y las alineo  una junto a la otra: son diez en total.

Me quito los restos de maquillaje de mis ojos y boca, deshago mi complicado peinado, me quito los iris falsos y finalmente soy yo misma otra vez.

~*~

Soy una hipócrita. Lo es mejor que nadie, una persona congruente no podría hacer lo que yo hice ayer y simplemente aparecer en clases al día siguiente como si nada hubiera pasado, y mucho menos fingir que está de acuerdo con todo lo que dice su profesora de política.

― "... y por eso nuestro sistema es muy superior a cualquiera creado con anterioridad" ― concluye ella sonando muy satisfecha consigo misma, como si fuera una conclusión propia y no una línea copiada de un libro de historia.

Ya ni siquiera me molesto en tomar apuntes para esta clase: hemos estado pasando la misma materia por al menos dos años. Mi teoría esa que no sabrían con que rellenar el espacio restante si la eliminaran, dejarnos salir antes un día no es una opción, por supuesto.

― ¿Tienes una pregunta, Alex? ― levanto la cabeza de mi cuaderno lleno de garabatos y veo que Alex, un chico con fama de inteligente, tiene la mano levantada.
― ¿Cómo puede afirmar de forma tan categórica que nuestra sociedad es perfecta? ¿No creían eso todos los creadores de sociedades anteriores? ― pongo los ojos en blanco. Quizás le vaya bien en clases, pero si lo dejaran solo en una calle del centro no duraría ni un minuto, ni me imagino lo que harían con él en el margen.
― ¿Alguien quiere contestar? ― la voz de la profesora suena tensa, como si la pregunta de Alex fuera un insulto especialmente dirigido a ella ― ¿Cassie? ― no es una pregunta.
― Los líderes de sociedades anteriores no querían crear una sociedad perfecta, solo una donde ellos salieran beneficiados, donde solo a través de la herencia pudieras conseguir dinero y poder, por eso nuestra sociedad actual puede calificarse como perfecta: porque todos tenemos igualdad de oportunidades sin importar nuestra procedencia. ― suena muy bonito, casi como si lo hubiera estado leyendo.
― Pero actualmente si hay algunas personas que tienen ventaja unas sobre otras. ― Lo fulmino con la mirada intentando darle a entender lo estúpido que fue su comentario.

Para su fortuna, el timbre suena justo en ese mismo instante y la profesora no tiene tiempo de responderle.
Si tiene suerte, nadie recordara el "incidente" para mañana; si no la tiene, lo tendrán fichado de "rebelde potencial" de por vida. Me inclino más bien por la segunda, últimamente las autoridades están especialmente paranoicas.


Entramos a clases y antes incluso de que la profesora consiga repartir las guías, dos policías ―un hombre y una mujer ― vestidos de blanco irrumpen en la sala y sin preguntarle a nadie se dirigen hacia Emma y la cogen de un brazo.

El blanco es el color de los "policías de paz", los de rango más bajo, que previenen las peleas callejeras, el consumo ilegal de drogas y cosas por el estilo.

Pero estos dos no engañan a nadie: caminan erguidos, su porte es orgulloso, y es obvio que sus músculos delgados fueron mejorados artificialmente. No hay que ser un genio para darse cuenta de que no se pasan sus noches persiguiendo a vagabundos borrachos.

Deben ser policías azules, quizá incluso negros...
Vaya, no tenía idea de que aquel hombre fuera tan importante.

¿Que hacen...? ―Ella suena auténticamente aterrorizada.
Ven con nosotros, necesitamos hablar contigo ― Incluso la idiota de Emma se da cuenta de que es inútil resistirse.

Compongo una expresión sorprendida a juego con las del resto de mis compañeros y sonrió para mis adentros.

6 comentarios :

  1. Santos cielos, pero que capitulo, en verdad. Me tarde en leerlo, lo sé, lo siento, andaba corta de tiempo. Me gusto mucho y espero que continúes la historia, me gustaría que fuera de las historias que terminaras, o mínimo la única. Hahahaha intenso, pero me gusta. Besos :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que bien que te haya gustado n.n
      con este tenia miedo de haberme pasado un poquito con lo de describir todas las acciones, pero senti que era necesario.
      uff si, yo igual espero terminarla... el problema es que todavia no tengo ni siquiera un conflicto central, por eso solo voy escribiendo pedacitos de la "vida diaria" de mis protagonistas :/

      Eliminar
  2. Me parece genial esta historia, este mundo. Como decías que querías crear algo largo, esta historia tiene mucho potencial, y además es muy oiginal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mi problema con los mundos es que no me cuesta nada crearlos... pero luego no encuentro conflictos :S
      igual, de esta historia han salido mis mejores textos (segun yo al menos) y espero terminarla antes o despues

      Eliminar
  3. Para ponerme al día con tu siguiente relato me he leído este y mola mucho, me ha gustado sobre todo el principio, no me lo esperaba para nada. Luego el resto de la historia se ha formado con facilidad en mi cabeza. La verdad es que me ha gustado mucho :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer!
      y me alegro de que te haya gustado, y que bien que el principio haya cumplido su funcion de desorientar un poco, Cassie es muuy buena fingiendo ser quien no es.
      Saludos ~

      Eliminar

Gracias por leer!
ahora, me encantaria saber tu opinion, anda, solo te toma un segundo, y me haces increiblemente feliz ;)