Mundo de los sueños - capitulo 4

jueves, 15 de mayo de 2014

Han pasado siglos desde que comenze esta historia... Creo que ya ni siquiera escribo con el mismo tono que entonces, pero realmente quiero terminarla, aunque no sea la idea que mas me llame la atencion ahora mismo, es la que esta mas completa, asique hare  el intento...

Primer Intento


¿Qué te pasó? ¿Qué te pasó? ¿Qué te pasó? ¿Qué te pasó?
En la última semana he escuchado esa pregunta más veces de las que puedo contar; solo mis padres ya me han preguntado los mismo cerca de cien veces, supongo que es normal que se preocupen, al fin y al cabo son mis padres; incluso los profesores tienen cierto derecho a querer saberlo, pero... ¿Mis compañeros? ¿En serio? Hace dos semanas no me decían ni buenos días ¿Y ahora todos quieren desesperadamente saber cómo estoy? Lo siento pero no lo entiendo.

Además, tampoco es como si pudiera explicarles lo que realmente pasó <<Resulta que yo estaba conversando con un chico en el parque cuando alguien nos indujo a entrar a una pesadilla retorcida en la que me ahogue en un lago de sangre y por eso caí en coma>> en mi opinión no suena muy creíble.

Aunque yo si me lo creo.
Hasta tengo pruebas.
Bueno... algo así.


Después de pasarme una semana en coma y dos días más en el hospital, me dejaron volver a casa; y cuando mis padres por fin se decidieron a dejarme sola por dos minutos encendí mi computador... y encontré un archivo de nombre “Cristian” que yo definitivamente no había creado.

El archivo contenía una dirección de mail, un número de teléfono y varios dibujos impresionantes que representaban lo mismo: una ciudad hecha de nubes y cristal, todos los dibujos estaban firmados por “Dani”; y al final del archivo estaba la dirección de un blog francés lleno de dibujos increíbles... también había algunas fotos de la dueña del blog: Danielle, la chica de la tabla voladora.

Probé a llamar al número de teléfono, y Cristian me contestó, pero colgó enseguida diciendo que tenía cosas que hacer y que llamaría luego. No ha vuelto a llamar; y tampoco contesta cuando yo llamo, y me estoy volviendo loca de la curiosidad ¿No me dijo acaso que me explicaría lo que estaba pasando?

-          ¡Issy! ¿Cómo estás? – la sofí se acerca a mi banco y se me queda mirando
-          Bien – contesto. Básicamente porque sé que ella no se ira sin una respuesta; supongo que debería preguntar devuelta, pero justo ahora no tengo muchas ganas de comenzar a ser sociable.
-          ¿Por qué no vienes a almorzar con nosotros? – porque no me apetece. Y porque la hipocresía me da alergia.
-          No tengo hambre.
-          Pero... ¿No tienes almuerzo? Si quieres le pido a... - ¿es que esta sorda?

No me gusta conversar con sordos. Tomo mi mochila, me levanto y empujo a una muy sorprendida sofí para poder pasar.

Vago por el colegio sin un rumbo fijo, por lo general aprovecho este recreo eterno para hacer mis tareas (la idea de estudiar en casa me da nauseas) pero ahora mismo no me veo capaz de concentrarme en nada.

-          ¡Ey Iss! –tiene que ser broma - ¿Estas bien? – respiro hondo y me volteo.
-          Sí. – Bueno, esto es nuevo: el Migue nunca a tenido fama de “empático”.
-          ¿Qué te pasó? El profe nos dijo que estabas en coma... – Por suerte no les dio también mi número de habitación.
-          Nada. Estoy bien. –sigo caminando y espero a que capte la indirecta. No lo hace.
-          Pero, ¿no sabes porque...?

Entro al baño de chicas y me encierro en un cubículo.  No salgo hasta el final del recreo.

Me dejo caer en la silla de mi escritorio y suspiro de alivio, ha sido eterno, pero ya estamos a viernes y, con algo de suerte, el fin de semana les dará a mis compañeros algo en que pensar a parte de mi misteriosa “enfermedad”. Enciendo el computador.

Reviso mi mail para ver si Cristian se ha dignado a contestar... para mi sorpresa, si lo ha hecho. Aunque no como yo quisiera. El mail tiene un solo enlace a una página de noticias internacionales.

Leo el articulo por encima, al parecer alguien a herido gravemente a una tal Yoko, para después dejarla abandonada en medio de una carretera a varios kilómetros de su casa.

Tardo un momento en hacer la conexión.

Christian me hablo de Yoko hace unos días, algo sobre que habíamos pasado el verano juntas ¿en un sueño?
Y ahora ella está en un hospital, agonizando tras haber sido golpeada y cortada en múltiples lugares.
¿Tiene algo que ver conmigo?
¿Por qué alguien querría herirme?
¿Me va a pasar lo mismo?
No.
Estoy exagerando, es solo algo que le paso a una chica de tokio.
No tiene nada que ver conmigo.

Aun así, apretó responder y escribo una única línea:

“¿Qué tiene que ver conmigo?”

2 comentarios :

  1. wow,
    1: los compañeros de issa son unos chupa-medias >.<
    2: todo iba normal hasta que... wow! pobre yoko, aunque no la conozco aun me cae bien :c

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1: basado en hechos reales (lol) ahora que me fijo ni siquiera me moleste en cambiar los nombres
      2: y eso que es solo el primer intento... :/

      Eliminar

Gracias por leer!
ahora, me encantaria saber tu opinion, anda, solo te toma un segundo, y me haces increiblemente feliz ;)