Mundo de los sueños: Capitulo 3

lunes, 27 de enero de 2014




Estamos en una versión retorcida del parque. Los arboles ya no tienen hojas y sus ramas son de un color blancuzco, el color del hueso; la laguna es ahora de un tono rojo sangre y el pasto de un surrealista color azul. <<Estoy soñando, esto tiene que ser un sueño>> por que no puede ser real ¿Verdad? Pero no se siente en absoluto como un sueño.

-                  -   ¿Dónde estamos? –pregunto con voz temblorosa.
-         - En una de sus retorcidas pesadillas –murmura Cristian, también parece asustado- no creí que comenzaría tan pronto.

No sé de qué habla, pero tampoco tengo tiempo para preguntar ya que entonces se escucha un chillido capaz de perforarle los tímpanos a cualquiera, y ante nosotros aparece una extraña criatura: es como un dragón, cubierto de escamas negras y con dos cuernos largos y afilados en su enorme cabeza, mide cerca de cinco metros de altura y parece sacado directamente de una retorcida pesadilla.
El dragón resopla, y esboza una especie de sonrisa enseñando todos sus dientes, largos y afilados como cuchillos. Avanza unos pasos hacia nosotros, el suelo se estremece bajo sus pies mientras sus enormes alas crean corrientes de aire a nuestro  alrededor. Intento moverme, quiero correr, escapar a como dé lugar; pero estoy completamente paralizada.

<<Es un sueño, nada más que un sueño, solo tengo que cambiarlo, o despertar... eso es, solo tengo que despertar, y me encontrare en casa, en mi cama; sin el valor suficiente para salir sola de casa... o quizá estaré dormida sobre mi escritorio, soñando con una misteriosa llamada telefónica y con un chico que en realidad no existe o incluso... quizá simplemente me quedé dormida en el auto volviendo del colegio, quizá todo, desde los colores hasta Cristian, fue un largo y complicado sueño, es lo más lógico>>

Pero ninguna clase de razonamiento lógico es capaz de tranquilizarme ahora mismo. El dragón esta justo frente a nosotros. Estira sus alas, yo cierro los ojos <<despierta, despierta, despierta, despierta>> siento su aliento cálido en la cara, casi puedo ver sus enorme dientes separándose, preparados para tragarme...

Entonces siento que algo me levanta, abro los ojos. Unos largos brazos de piel alvina me sujetan por las axilas impidiéndome caer... porque estamos volando, sobre una tabla de madera lisa del tamaño de una patineta.

-           -Creí que al menos tu tendrías mejor memoria, Iss –la voz pertenece a una mujer, suena extrañamente familiar; aunque no parece estar hablando en español, y sin embargo entiendo perfectamente.
-                          - ¿Danielle? –pruebo no muy segura.
-                         -   Bueno... supongo que de algo si te acuerdas.
Comenzamos a descender, la tabla se inclina bajo nuestros pies y la laguna de sangre se va haciendo más y más grande hasta cubrir todo mi campo visual. Es mucho más grande que en la realidad. 

-                      -  ¿Qué está pasando? –pregunto asustada.
-                     -  ¿Has muerto en sueños?  -su respuesta no me tranquiliza en absoluto.
-                    - ¿No se supone que uno siempre despierta antes de morir? 

Su risa tampoco me tranquiliza en lo más mínimo.
Sin previo aviso enormes arboles comienzan a surgir del lago, creciendo a una velocidad impresionante. Danielle masculla una maldición y se inclina hacia atrás haciendo que la tabla comience a subir con una velocidad cada vez mayor.

Pero no es suficiente. Pronto los enormes arboles nos rodean completamente y se cierran sobre nosotras; Danielle se inclina de un lado a otro para esquivar las ramas que siguen creciendo a nuestro alrededor. Yo intento hacer lo mismo pero soy lenta y siempre me muevo demasiado tarde.

Las ramas empiezan a crecer a mayor velocidad, me rasguñan, se enredan en mis tobillos y brazos, como si buscaran atraparme. Una rama aparece justo bajo nuestros pies, ambas nos inclinamos hacia atrás a la vez y conseguimos esquivarla, pero justo entonces otra rama aparece frente a nosotras, Danielle se agacha a tiempo, pero yo soy muy lenta y la rama me golpea de lleno en la cabeza.
 Pierdo el equilibrio. Danielle intenta sujetarme pero no sirve de nada. Caigo.

Me golpeo con una rama y giro en el aire, luego el bosque a mi alrededor desaparece tan repentinamente como apareció. Estoy cayendo hacia el lago de sangre, una diminuta mancha que parece estar a kilómetros de distancia. No puedo hacer nada aparte de esperar el golpe. Tengo la certeza de que la caída me matara. 

<<No puedes morir>>  me recuerda una parte de mi cerebro <<estas soñando>> es verdad. Estoy soñando, solo tengo que desear volar. Abro mis brazos, imagino que me crecen alas, que me elevo en el aire...

Pero sigo cayendo. Apenas si soy consciente de como el lago se va agrandando poco a poco a medida que me acerco, solo puedo pensar en el agudo dolor proveniente de mi cabeza, la rama debió de hacerme un tajo al golpearme, porque puedo ver la sangre gotear <<se unirá a la del lago>> pienso. Quizá es así como fue hecho.

La caída continúa por un tiempo que parece eterno.
Pero finalmente acaba, me estrello contra el lago.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por leer!
ahora, me encantaria saber tu opinion, anda, solo te toma un segundo, y me haces increiblemente feliz ;)